El Ayuntamiento de El Ejido solicita a Costas una escollera para proteger el tramo de playa de ‘Las Cuevecillas’

El Ayuntamiento de El Ejido va a solicitar la construcción, con carácter de urgencia, de un muro de piedra en paralelo a la costa para evitar la erosión del litoral balermero a la altura de la playa de ‘Las Cuevecillas’. La Junta de Gobierno ha aprobado pedir al Servicio Provincial de Costas de Almería la construcción de una protección de escollera en el tramo de costa situado al oeste del núcleo de Balerma, colindante a Balanegra, conocido como ‘Las Cuevecillas’ o cualquier otra obra para evitar la socavación del talud de esa zona. De esta forma, el gobierno local también atiende la petición que ha realizado la Junta Local de esta localidad.

Se trata de actuar en ese tramo costa que cuenta con una playa muy estrecha, cuyo borde terrestre está formado por un talud de naturaleza terrenosa, en cuya parte superior se sitúan cultivos de invernaderos. Como explica el alcalde, Francisco Góngora, “en los momentos de temporales el oleaje puede llegar hasta el pie del talud y, debido a su carácter terroso, produce descalces que ponen en riesgo su estabilidad”.

Además, Góngora indica que “esos temporales pueden llegar incluso, según los técnicos, a provocar desprendimientos que afectarían a los invernaderos y fincas próximas. Por eso, planteamos que esta nueva medida, la construcción de la escollera, vendría a solucionar estos problemas tanto en la propia playa como en las explotaciones agrícolas”.

Costas ha llevado a cabo al inicio de la temporada estival la aportación anual de arena para regenerar la playa de Balerma tras los temporales de fuerte viento y oleaje que habían erosionado los tramos urbanos. Se trata de una actuación que cada año solicita el gobierno local desde que llegó al Ayuntamiento de El Ejido como una solución técnica, urgente y puntual para aplacar el desgaste y avance del mar.

El CEDEX concluyó, en su estudio de alternativas de actuación, que esta playa presenta un importante problema como consecuencia de su reducida anchura debido a las oscilaciones de ésta en periodo de temporal, en una corta longitud de 400 metros. Esta complicación tiene su origen en la ocupación urbana del frente activo litoral, agravado por la reducción de aportes de los cauces naturales; especialmente el río Adra y, en menor medida de las ramblas que desembocan en dicho tramo.

Ante esa situación, y una vez que se analizaron las alternativas, el CEDEX recomendó, como actuación más eficaz, la gestión del sedimento con vertidos periódicos de mantenimiento que se vienen realizando desde hace años, con un buen resultado, y que depende de la actividad dinámica del periodo, esto es; de la pérdida de anchura en la zona más estrecha de la playa de Balerma.

Autor entrada: Almeripress

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *